Análisis TELEPIZZA 2016

1.- Descripción de la compañía: Telepizza es la mayor compañía de venta de pizzas a domicilio no estadounidense del mundo (la cuarta mayor incluyendo competidores) por número de tiendas y líder del mercado en países como España, Portugal, Chile y Colombia. Su carácter de pionera en el sector, con una trayectoria de casi 30 años, y su modelo de gestión verticalmente integrado, le han permitido experimentar un sólido crecimiento internacional que le ha llevado a consolidar su presencia en la actualidad en 15 países, en Europa (España, Portugal y Polonia), América Latina (Chile, Colombia, Perú y Ecuador) y otras geografías principalmente a través de acuerdos con franquicias.

2.- Evolución del negocio: Telepizza dejó atrás los números rojos de 2015 y ganó 10,7 millones de euros en el ejercicio 2016, resultado que se vio beneficiado por el reconocimiento de un crédito fiscal por valor de 19,6 millones. En su informe de resultados enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía refleja que el resultado antes de impuestos arrojó pérdidas superiores a 8 millones de euros. La facturación neta de la compañía ascendió a 339,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 3,25 % respecto al ejercicio anterior.

telepizza 2016

3.- Opiniones sobre la cotización: Desde el retorno al parqué de la compañía, la cotización ha seguido una tendencia bajista, debido fundamentalmente a la venta masiva de sus accionistas principales, que deshicieron posiciones tras la OPV, y a que Telepizza arrastra unos resultados negativos, debidos fundamentalmente por la fuerte carga financiera en el pago de intereses, y a la baja rentabilidad de sus activos. Seguirá la caída en la cotización, mientras no se renegocien los términos de su deuda que hagan posible la aparición de beneficios sólidos.

4.- Estimaciones de valoración: A priori, sin ver las cuentas, uno podría pensar que Telepizza es una buena inversión, y que su caída bursátil es algo exagerada. Sin embargo, a veces, el mercado tiene razón. Si uno analiza sus fundamentales, se da cuenta que la compañía tiene unos resultados operativos discretos (las ventas crecen, pero poco, mientras que el EBIT cae, debido al fuerte apalancamiento operativo) y una escasa rentabilidad tanto en términos de ROIC como de ROE, mientras que tiene un coste financiero importante y mayor que su rentabilidad operativa, aunque de momento puede hacer frente al pago de su deuda. Todo esto nos lleva a que la compañía, pese a ser solvente y viable, no es rentable, y en general se encuentra en pérdidas. Como prueba tenemos que el beneficio en 2016, que es mero maquillaje contable por un crédito fiscal, supone que la cotización actual alcance un excesivo PER de 44 veces, mientras que cotiza por debajo de su valor en libros. Interesa más ser acreedor de la compañía que accionista, y es más rentable liquidarla que mantenerla en funcionamiento. Le asignamos un valor de 1,86€/acción a lo sumo.

5.- Recomendación sobre la postura a tomar: En caso de ser titular de acciones, convendría VENDER, dado que pese a la pérdida que supondría deshacer posiciones, aquí es cuando tiene pleno significado hacer Stop Loss, dado que la tendencia bajista va a continuar, y los fundamentales no respaldan el valor actual de la compañía. En caso de no contar con acciones, convendría MANTENER la posición fuera del valor, dado que la compañía vale mucho menos que su cotización actual, y no parece que vaya a ser rentable a medio plazo.

IndicadoresCotizacionesPERPBVROEKeYieldRCSD
Actuales4,67 €44,00x0,79x1,79%2,27%0,00%1,20x
Estimados1,86 €17,50x0,31x1,79%5,71%0,00%1,20x