¿Qué es el Ke o coste del equity?

El equity es el nombre con el que se conocen en inglés los fondos propios de una empresa. Es decir, el coste del equity en realidad es el coste, o rentabilidad mínima exigida, de las acciones. En el mercado financiero, un inversor puede optar por diversos activos financieros, unos con más riesgo que otros, y de diversa naturaleza y liquidez. Puede optar por activos de deuda, como los bonos del Estado, o activos de patrimonio, como acciones de una compañía cotizada en bolsa.

A cada activo financiero le va a exigir una rentabilidad o retorno, en función de su riesgo, y su liquidez, entendiéndose por tal la capacidad de conversión a dinero del mismo. (Por ejemplo una acción cotizada es muy líquida, porque se puede vender fácil y rápidamente, mientras que una participación en una PYME no cotizada es bastante complicado venderla a un tercero). Se entiende por tanto, que un inversor va a exigir una mayor rentabilidad a activos que tengan un mayor riesgo y una menor liquidez. En nuestro caso, siendo igual de líquidos, un bono del Estado conlleva menos riesgo (posibilidad de pérdida de valor en todo o en parte de la inversión realizada) que una acción de una compañía cotizada en bolsa.

Por todo lo dicho, para estimar el Coste del Equity (Ke) o rentabilidad del accionista, se tiene en cuenta que éste ha de ser mayor que el de un activo de renta fija (títulos de deuda como el bono del Estado mencionado anteriormente) dado que el activo financiero de renta variable (la acción) conlleva un mayor riesgo.

Un método usual para calcular el Ke es el CAPM (Capital Asset Pricing Model). Éste consiste en que se considera que el Ke es el resultado de sumar, a la rentabilidad sin riesgo de una renta fija (por ejemplo de un bono) una prima de riesgo de mercado (por ejemplo la rentabilidad histórica de la bolsa menos la rentabilidad histórica de la deuda pública), condicionada por la volatilidad de la acción respecto del mercado. Así pues:                                  Ke1 j             Para este cálculo se precisa de bastante información. No obstante se puede estimar un Ke aproximado, que siempre deberá ser mayor que el coste de la renta fija. Un ejemplo de cálculo aproximado del Ke es el que se obtiene al hacer la inversa del PER. Otra opción aproximada sería la de dividir los beneficios entre la capitalización bursátil.

Ke2 j