¿Qué es el PAYOUT?

El término Pay-Out significa pago o salida de dinero. En términos empresariales, supone la parte de los beneficios que la empresa destina al pago de dividendos. El reparto suele denominarse en términos porcentuales, esto es, el porcentaje de los beneficios que se han repartido a los accionistas. El porcentaje del Pay-Out dependerá entonces del perfil de la empresa y de los planes de crecimiento establecidos por la propia compañía.

El reparto de dividendos o Pay-Out depende de la empresa y de la situación en la que se encuentre; en general, una empresa en una situación de expansión tenderá a un menor Pay Out para acometer nuevas inversiones mientras que una empresa madura en el mercado podría aumentar su Pay-Out habida cuenta que no precisa de financiación complementaria. La empresa reparte sobre los beneficios después de pagar intereses e impuestos. Esto podría influir en el porcentaje a repartir, ya que una empresa muy endeudada podría necesitar reservas de fondos en un futuro a costa de un menor reparto de beneficios.

Se entiende por dividendos el montante total destinado a reparto, incluyendo aquellas reservas de libre disposición. Por ello, los dividendos incluyen también el reparto con cargo a Reservas aparte del tradicional con cargo a beneficios, pudiéndose dar entonces un Pay-Out superior al 100% de los beneficios. Un mayor reparto, por motivos ajenos a la propia generación de beneficios, podría terminar descapitalizando a la empresa con problemas de financiación para proyectos futuros, siendo un indicador el Pay-Out de la política de dividendos de la empresa.

El Pay-Out se calcula dividiendo los dividendos entre el beneficio:

payout j

La política de dividendos o porcentaje de Pay-Out es una de las claves que lleva a un inversor a fijarse en una empresa, pero es más importante atender a la situación financiera, necesidades de capital, y los resultados del estado de flujos de efectivo de la compañía, para contrastar si el reparto de dividendos obedece más a una táctica de la directiva para dar buena imagen y remunerar al accionista, que por ser una empresa con un balance saneado. Por ello es conveniente que el ratio del Pay-Out se sitúe siempre por debajo de uno (100%) y aunque depende del sector, lo recomendable es que esté entre el 50 y el 80%.