¿Qué es el PER?

El Price Earnings Ratio (PER) es un ratio Precio-Beneficio que expresa cuántos años de beneficios constantes hacen falta para recuperar la inversión realizada en función del precio de las acciones. Es representativa de la valoración que realiza la bolsa de la capacidad de generar beneficios de la empresa y se calcula dividiendo la capitalización bursátil entre el beneficio:

per1 j

En general, un valor de PER alto indica que el mercado estima que la empresa tiene elevadas expectativas de crecimiento, puesto que el precio de las acciones refleja las expectativas positivas sobre una empresa con precios al alza de las acciones, mientras que los beneficios aún no reflejan esas expectativas hasta meses después con incremento de los resultados. Un valor de PER bajo indica que la empresa tiene un crecimiento lento o bajo puesto que si las acciones no ascienden es como consecuencia de que la empresa tiene pocas expectativas de crecimiento de beneficios en el futuro.

Un PER alto puede ser indicativo de que las acciones estén caras y, por tanto, que haya que vender las acciones de esa empresa; del mismo modo, un PER bajo puede indicar que las acciones estén baratas y, por tanto, pueda ser recomendable comprar acciones de la empresa. Todo ello dependerá de la situación de la empresa, de sus expectativas, y de la comparación con otras empresas del sector. Una buena aproximación para determinar cuál ha de ser el PER máximo, es dividir uno entre la tir de un bono a diez años, y para el PER mínimo, es dividir uno entre la rentabilidad esperada del mercado.

per2 j

Las ventajas principales de este ratio son que permite la comparación entre empresas del mismo sector que cotizan en bolsa, entre las empresas y el mercado en el ámbito nacional e internacional (teniendo en cuenta las diversas políticas contables internacionales) y permite su cálculo aunque las empresas no paguen dividendos. Sus inconvenientes principales se deben a que relaciona dos magnitudes calculadas en momentos distintos, el Beneficio Por Acción, el cual es obtenido a partir de los estados financieros de la empresa y, por tanto, hace referencia al pasado; y el precio de las acciones en el mercado, el cual hace referencia a las expectativas que tienen los inversores para el futuro de la empresa.